Propiedad residencial y comercial Familiar, Comunidad Casa Panamá:

Apart.- No.195

E-17487 EMPURIABRAVA (ESPAÑA)

Tel: (+34) 633 44 54 88

info@biomedicina.net

Parte I

     Deslinde del Dominio Publico Maritime - Terrestre del Tramo

"Marina Interior de Empuriabrava"

En el T.M. De Castello d Empuries Gerona, Plano No: 3 Hoja No: 10 de 13 Plano: Poligonal del deslinde del D.P.M.T.

 

                        LEY DE COSTAS – MÉTODOS DE EXPROPIACIÓN

Se trata de la Ley de Costas de 1988, que desde su entrada en vigor en el cambio de año 2004/2005 ha sido responsable de nuestra comunidad familiar: mucho entusiasmo, polémicas y bancarrota financiera total.La impresión es que las autoridades de España justo ahora se están dando cuenta de cómo están disuadiendo a los compradores de bienes inmobiliarios en Empuriabrava (España).Debido a los artículos de prensa, en relación con nuestras actividades en Internet y las posibilidades de investigación para apoyar a los medios de comunicación, en los últimos meses ha surgido la impresión de que este es un tema nuevo. Desde 2004, como víctimas con innumerables objeciones de expropiación debido a esta ley, hemos intentado en vano luchar. Sin embargo, la Autoridad Costera está trabajando actualmente para definir el alcance de la protección en detalle. Sin embargo, encuestas posteriores significan que las parcelas previamente privadas han sido declaradas propiedad pública.

Nuestro objetivo es garantizar la seguridad jurídica junto con los requisitos legales necesarios. Hemos garantizado la legalidad de una escritura de acuerdo de compra emitida ante notario, que se utiliza para certificar la compra de la propiedad: "Salins, E-1 en Empuriabrava ": documento número 428, Del 17 de marzo de 1998 Inscripcion Registro de Rosas: Tomo: 2.812 Libreo: 311 Folio: 64 Finca: 4.876

De buena fe y en el supuesto de que una "escritura" solo cumple con los requisitos del estado, si un notario público bajo el imperio de la ley, junto con el "Registro de Propiedad" designado por el imperio de la ley, verifica correctamente sus obligaciones .Para nosotros, entre otras cosas, surge la pregunta, ¿por qué justo se nos informa en 2004/2005 de la Ley de expropiación, si esta ley ya es existente desde 1988 –

Por qué no - antes de comprar en 1998?

De las agencias gubernamentales competentes y responsables tales como el notario, el Registro de Propiedad y las autoridades competentes, ayuntamientos para licencias de obras, permisos, nadie sabía nada ?

El hecho es:

Un cambio de titularidad de la propiedad antes mencionada ya estaba en registrada en Marzo de 1998 - notariado y reescrito en el Registro de Propiedad, - sin informarnos, según el estado, de que ya existía una ley de costas desde 1988.

 El cambio de propiedad fue legalmente realizado y registrado en el registro de Propiedad responsable, sin aviso de exención por ninguna parte.

El vendedor compró la casa el 17 de diciembre de 1973, unos 15 años antes del decreto de la Ley de Costas de 1988. Compró el terreno y unos 9 años después, el 17 de mayo de 1979, recibió el permiso de construcción de las autoridades competentes. Por lo tanto, partimos de la base de un error de procedimiento estatal grave y por esta razón, el estado nos ha brindado seguridad jurídica y además recibió todos los impuestos aplicables de los últimos 40 años.

Antes del inicio de la construcción: en 1980, se llevó a cabo una encuesta que mostraba que desde la orilla del mar hasta la propiedad residencial y comercial elegible, se le dio suficiente distancia. El propósito de la Ley de Costas es prevenir el desarrollo de construcciones masivas delante de la primera línia de mar. Nosostros no somos especuladores y las propiedades inmobiliarias residenciales y comerciales construídas, están en el paisaje adaptado, una hermosa construcción de una sola planta. No podemos aceptar las medidas de expropiación iniciadas como constitucionales porque, de manera incomprensible, la Ley de Costas servirá como "medios para un fin" en tiempos de crisis.

¿Hasta qué punto está exenta nuestra exención de la propiedad inmobiliaria residencial y comercial del estado español, en qué situación se verá afectada, y sigue estando abierta?

Como tantas veces en España, mucho se mezcla. La ley distingue entre la marina (zona marítima terrestre), la zona de protección (zona de servidumbre de protección) y la zona de influencia (zona de influencia). Los bienes iniciales que eran de propiedad privada cuando la ley entró en vigencia en 1988 fueron expropiados y solo en casos excepcionales se otorga una concesión temporal.

La zona de protección, que alcanza hasta 100 metros de la línea del mar, se une a la costa con la zona de propiedad pública de más de 20 metros de ancho. Aquí, la propiedad privada de bienes está permitida para edificios que ya existen antes de 1988, incluso si están sujetos a requisitos legales extremos con respecto al uso y la alteración estructural. La zona de influencia se une a la zona de protección.

Sin embargo, ya no cae dentro de la competencia central de la Ley de Costas. Existe una incertidumbre legal total, y la ley establece un área para el caso de una necesidad, en particular con respecto a la definición del área de playa pública, que excluye la propiedad privada en sí. Esta área se describe en la ley extremadamente simple, con respecto a la encuesta sin medidor especificado.

La demarcación debe depender del oleaje, que es extremadamente diferente no solo en función de la temporada, sino también en función del clima. Según los procursores de la ley, la frontera debe ser dibujada donde las olas vienen en tiempo tormentoso incluso en condiciones climáticas extremas.

No es sorprendente que tal definición esté actualmente calentando los espíritus en toda España. Se trata de definir el área costera donde no se permite la propiedad privada. Más allá de esta zona costera, existen otras zonas en las que la propiedad de bienes es parcialmente posible en condiciones estrictas. La propiedad privada por motivos públicos no está prevista en la Constitución española. El Tribunal Constitucional español ya ha declarado la Ley de Costas de 1988 en una decisión de 1991 constitucional y afirmó la expropiación.

En cualquier caso, nos defenderemos y no caeremos en la pasividad. Además, ejerceremos presión política. El enfoque de la administración española viola claramente los principios fundamentales del estado de derecho.

Las críticas incluyen la fuerza retroactiva de las leyes y el hecho de que no se otorgan exenciones para las expropiaciones en el área de la playa pública.

En cualquier caso, cuando el propietario de la casa esté afectado por la ley, en contra del correspondiente deslinde, la demarcación entre las zonas, presentaremos una demanda en Madrid. Aunque pueda parecer sorprendente, en España no se paga ninguna compensación por estas expropiaciones, que son de facto una adaptación de la situación objetiva a la situación legal deseada.

La ley de 1988 tiene una fuerza legal retrospectiva, por lo que las reclamaciones no tienen que ser otorgadas. Es solo un derecho de uso Si, excepcionalmente, se otorga una extensión adicional del derecho de uso, entonces podemos hablar, en el mejor de los casos, de un uso restante. El derecho de propiedad, que se convirtió en una licencia para uso de la Ley de 1988, corre el riesgo de desaparecer definitivamente sin sustitución.

 La tarea de las medidas de política reguladora en un estado constitucional democrático liberal y gobernado por el mercado es crear, mantener y desarrollar por ley, sobre la base de la constitución, condiciones que respeten los derechos e intereses de todos y, en la medida de lo posible, que se armonicen entre sí.

Con el fin de no obstruir, pretender o excluir ideológicamente los desarrollos, incluidos, entre otros, los siguientes: Subyacente al llamado socialismo real existente, el propósito de las constituciones es formular principios comparables a los Diez Mandamientos, que deben diseñarse en la realidad de la vida, adaptarse a las situaciones cambiadas y, por lo tanto, tener espacio para un mayor desarrollo.

Por lo consiguiente, tanto el pasado como el futuro previsible deberían incluirse en las consideraciones. En este contexto, se aprueban y aplican leyes y reglamentos, que en la mayoría de los casos no afectan a un nuevo territorio, sino que amplían las leyes existentes y las adaptan a las circunstancias cambiadas por el desarrollo.

El problema ahora es examinar las decisiones que ya se han tomado para su validez continua, corregirlas en la medida de lo posible y evitar errores en las nuevas decisiones que se dirigen al futuro.

Todos deben saber por experiencia propia, si uno espera demasiado con la corrección de un error cometido, uno tiende a reaccionar de forma exagerada, y la buena intención te permite disparar mucho más allá del objetivo real. La legislatura parece haber sucumbido a esta experiencia de vida con la ley costera.

Después de esperar, por el motivo que sea, durante demasiado tiempo para proteger la naturaleza y el medio ambiente, ahora lo pone prácticamente por encima de todos los demás intereses igualmente legítimos y lo maltrata como una autoridad política general.

La licencia general, que se cree en la ley costera para procurar la defensa aparente “del interés público y la protección”, el estado y, por lo tanto, la propiedad pública, no es un logro para el ciudadano, sino que sirve solo para mantener al estado como sea posible, todas las puertas abiertas y basadas. En última instancia, el temor de tomar decisiones y permitir oportunidades que pueden resultar erróneas en el futuro. Pero aquellos que temen hacer algo malo carecen de la fuerza y ??la capacidad para hacer lo correcto.

Mientras la Ley de Costas prestó poca atención y no se sintieron las sanciones, casi nadie, el legislador probablemente tampoco, ha reconocido las implicaciones y la avalancha que dispara la ley. Parece como si la Ley de Costas intentara recuperar el pasado, en lugar de tener en cuenta los desarrollos y las condiciones cambiantes en el país con miras al futuro. Existe el riesgo de "santificar el país hasta la muerte", sin mencionar las consecuencias económicas.

Si uno entiende que la inmigración y la creciente colonización de las costas son "deplorables", en lugar de reconocer este proceso como la consecuencia lógica de un mundo en constante cambio y tratar de deshacer este desarrollo, el siguiente paso concebible sería una reubicación forzada de la costa a la costa hacia el interior.

Lo que falta es un plan, tanto en el sentido ideal, como muy concretamente en un mapa costero, desde el cual las áreas de protección afectadas por la ley se identifican e identifican para todos y sin importar el idioma, en lugar de crear incertidumbre a través de formulaciones en parte cuestionables y provocar una avalancha de disputas legales y medidas administrativas.

Un catálogo cuidadosamente elaborado de criterios concretos debería dar a los distritos y municipios, en lugar de poderes difusos, la oportunidad de modificar el mapa prescrito por el estado, es decir, realizar cambios o ajustes sobre la base de los requisitos legales y teniendo en cuenta las circunstancias individuales, sin darles el carácter de excepciones.

Por lo tanto, por ejemplo las costas de roca son de diferente calidad que las playas de arena. En muchos lugares hay ciudades históricamente desarrolladas, o edificios, tales como en Sitges, donde la iglesia se construye directamente en los acantilados con vista al mar, o una antigua estación de carga de bananos en las Islas Canarias, que ahora es un museo y está lógicamente ubicada directamente en la costa, generalmente afectada por la ley, pero que podría razonablemente excluirse por adelantado.

En su lugar, desencadena una avalancha de objeciones y procedimientos que solo cuestan tiempo, dinero y nervios y que a menudo son incomprensibles con el llamado sentido común.

Solo aquellos que no ven al hombre como parte de la naturaleza, con el derecho de usarlo y darle forma, pueden querer que las costas en su totalidad, según lo dispuesto por la ley, sean completamente retiradas de la influencia humana y la voluntad de dar forma, y ??que sean devueltas al desierto vacío.

La presunción estatal, sancionada por la Ley de Costas, de encontrar inversiones privadas y su amortización, o incluso querer imponerlas a tiempo, está en clara contradicción con las reglas de la economía de libre mercado y no es significativa ni representable y aceptable en esta forma.

Si uno quiere ver esta ley en combinación con la protección de la propiedad privada, que ya es inadecuada por las normas europeas, como una entrada a la creciente nacionalización de los recursos naturales y como una interferencia del estado con el sector privado, y eso podría hacerse, entonces surge la pregunta de si España debería seguir siendo perteneciente a la UE.

Por razones culturales, sociales y económicas, la costa española puede y debe permitir una cierta cantidad de construcción y uso del sector privado sin el patrocinio estatal. Esto se puede otorgar no solo a los puertos (estatales) y las rutas de tráfico. La palanca sería mucho más, aunque no específicamente acerca de esta ley, sino en el espíritu de la protección del medio ambiente, para instalarla en un lugar completamente diferente.

Las granjas de peces en la Bahía de Roses contaminan el agua de mar y, por lo tanto, las playas con cantidades significativas de excrementos de peces enriquecidos con antibióticos.

El uso geotérmico de las aguas marinas y subterráneas, y la extracción de calor para el agua de proceso y el agua de calefacción no están legisladas, ni se ponen en práctica, sino que desperdician numerosos quemadores de petróleo y gas en el aire marino limpio. El gobierno español se ahorraría mucho a sí mismo, a su poder judicial y sus administraciones, así como al país y, por lo tanto, a los afectados, si pudiera obtener una enmienda a la ley.

Una enmienda basada en el estado de derecho y los principios de la economía de mercado sin las repercusiones de las leyes, con un sentido de la proporción y con una visión diferenciada de lo que es necesario y posible, en la responsabilidad hacia el medio ambiente y las generaciones futuras, pero sin sobrepasar la meta.

España necesita sus costas, tanto cultural como económicamente, como una fuente indispensable de ingresos. No cambiará mucho, ni siquiera se salvará a sí mismo, o al mundo, si mata a la vaca que ha ordeñado durante varias décadas y seguirá siendo ordeñada. Dado que la aplicación de la Ley de Costas o la aplicación de sanciones se ha retirado en gran medida del sistema legal y se ha transferido a las administraciones, la ley en su forma actual solo puede verse socavada políticamente.